jueves, 20 de diciembre de 2012

Siete días sin ti...

Creo que hoy me siento incluso peor... Cada día que pasa, cada vez que escucho como me tratas de forma tan amistosa, creo que eso me esta destruyendo... Mi cuerpo y mente me estan gritando que pare, que no puedo continuar con este dolor... Pero no quiero rendirme... Quizás no soy lo que has estado buscando durante estos años... Quizás no soy suficiente para ti... Quizás mereces a alguien que supere las espectativas y que no sea un fracaso como he demostrado ser yo... Me duele... Me duele tanto que ya perdí la noción del tiempo, en que día vivo... Solo sé que debo llamarte con la esperanza de que algo cambie... Pero ese momento lo veo o muy lejos o imposible... ¿Es tal y como lo estoy pensando...? Esa pregunta solo podrás responderla tu... A mi no me quedas más que esperar en mi infinita amargura, sobrevivir a los días vacíos que me quedan... Y no sé que más ocurrirá... Mejor escribirlo que causarte algún daño, ni siquiera a mi peor enemigo le deseo esto... Es como estar muerto en vida, que las horas se pasen una tras otra sin nisiquiera darte cuenta... Triste... Sola... Sin salida... No sé cuanto más aguantaré así... Por más que intento hacer algo para olvidarlo no puedo, siempre pienso en ti... Quizás sea estúpida, quizás no... No lo sé... Ya no sé nada...

"Desesperación... Gritos en la oscuridad... Llanto... Soledad... Sin ti es como si todo hubiera perdido sentido, como si ya nada importase... ¿Debería volver a enfriar a mi marchito corazón...? ¿O serás esa luz y calidez que me consuele...? A eso solo me puedes responder tu... Con las manos llenas con la sangre de mis errores no me queda más que lamentarme en silencio, buscar una salida para volver a recuperarte... Pero tengo ojos y no puedo ver... Tengo oídos y no puedo oír... Tengo tacto y no puedo palpar... Hoy me siento como un simple objeto, algo que pasa inadvertido cada día..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario